El proceso de creación de colores para automoción requiere tiempo, mucho. Eso lo sabe bien cualquier fabricante de pinturas que esté presente en primer equipo. Para su desarrollo, técnicos del constructor del vehículo y de la marca de pinturas trabajan codo con codo para que el resultado final cumpla las expectativas del fabricante de coches y le ayude a aumentar las ventas de sus vehículos y a fortalecer su imagen de marca.

En este sentido, Seat ha contado el proceso de creación de colores para su último lanzamiento, el Arona, que demuestra todo el trabajo que hay detrás de las pinturas de coches que luego, en el taller, los profesionales del repintado de vehículos deben reproducir para que, cuando la carrocería ha sufrido algún desperfecto, el resultado sea igual de impecable.

Asi, la marca cuenta cómo se han requerido tres años de investigación y sensibilidad para captar las tendencias del mercado. “El color es algo que nace de dentro”, comentaba Jordi Font del departamento de Color&Trim de Seat. Un viaje que nace con un estudio de mercado y finaliza con la aplicación de la pintura sobre el vehículo. Un proceso en el que la personalización, como venimos contando en El Blog del pintor, se consolida como una clara tendencia de futuro.

Mil días y mil litros de pintura

¿Y qué hay detrás de los más de 1.000 días que se destinan a la creación de una nueva gama cromática? Un equipo especializado se dedica a analizar las tendencias de mercado y a proponer la paleta de colores de los modelos que se lanzarán. “Además de seguir las modas, la definición de un nuevo tono es también algo muy intuitivo. Se tiene que sentir el pálpito de la calle y plasmarlo”, aseguran desde Seat. En total, se destinan 1.000 litros de pintura para crear una nueva tonalidad.

De este modo, en el laboratorio se realizan las mezclas que convierten el trabajo de creación de un nuevo color en un ejercicio puramente químico. En el caso de la gama cromática del Seat Arona con la mezcla de 50 pigmentos diferentes y partículas metálicas se han acabado creando casi 100 variaciones de un mismo color para ver qué matiz encaja mejor. “Los colores son cada vez más sofisticados y la personalización se impone como una clara tendencia”, comentaba Font.

Un ejemplo de ello es el Seat Arona que ofrece la posibilidad de que el cliente escoja entre más de 68 combinaciones, todo un reto posterior para el profesional del taller a la hora de la igualación de colores. Eso sí, nada a lo que no esté ya acostumbrado el especialista de pintura en su trabajo diario.

Prueba sobre chapa

Así, una vez definido, el color se tiene que probar sobre chapa para ver su aplicación y el efecto visual que produce. De esta forma, se pueden comprobar los matices y la profundidad del tono en piezas expuestas a la luz solar y a la sombra para asegurar que el color aplicado se corresponde con el que se había diseñado.

Ya en el área de pintura, los coches se pintan a una temperatura de entre 21 y 25ºC. Para ello, se utilizan dos kilos y medio de esmalte, en un proceso automatizado, para el que se destinan… ¡84 robots y seis horas por vehículo! Todo un proceso mecánico que en nada se parece al que se vive en la cabina de pintura de un taller de carrocería.

En esa zona, las cabinas de pintura tienen un sistema de ventilación similar al de los quirófanos para evitar que entre polvo del exterior e impedir que se posen impurezas sobre el coche recién pintado. Y es que, como ya hemos contado en este blog, son muchos los agentes externos que pueden arruinar un trabajo de pintura en un vehículo, ya sea en su pintado en fábrica como el repintado en el taller. Al final de este proceso, siete capas de pintura, finas como un cabello pero resistentes como una roca, que se secan en un horno a 140ºC.

Ya una vez pintado, 43 segundos bastan para comprobar que no haya ninguna anomalía en la aplicación de pintura sobre el vehículo. Con un escáner se revisa tanto la uniformidad como que no haya impurezas. Así concluye el proceso que sigue un color desde su concepción a su aplicación final para luego ser admirado sobre el asfalto.

Volver