Ya hemos comentado en otras ocasiones en El Blog del pintor que la ‘fiebre’ de la personalización ha llegado a la industria de automoción para quedarse. Esta tendencia, más bien ya una auténtica realidad, hace que algún osado propietario de coches adquiera una roca lunar para que su polvo se incluya en la pintura que lucirá su próximo Aston Martin Valkyrie.

Aunque no ha trascendido lo que tendrá que abonar este cliente por lucir polvo lunar en su coche de lujo, si sabemos, sin embargo, lo que tendrá que pagar uno de los cinco propietarios de un Porsche 911 Turbo S Exclusive Series por el 'extra' de su pintura: 82.645 euros.

No, no es ninguna errata. Más 82.000 deberá sumar el dueño de este coche hiperexclusivo a su precio base al adquirirlo. Una cifra considerablemente más cara aún que la ya costosa Liquid Metal Blue del Porsche 918 Spyder (59.500 €).

Y es que es, precisamente, en ese 911 Turbo S Exclusive Series sobre el que la marca alemana ha decidido plasmar la que posiblemente sea la pintura más cara jamás vista hasta la fecha en un coche. ¿Cuánto aumentarían los costes del taller de carrocería que tuviera que acometer el repintado de este coche? ¿Y por qué es tan cara esta pintura?

Nueve capas de pintura

El motivo de ese desorbitado precio reside en la peculiaridad de la pintura, denominada Python Green, que utiliza pigmentos Chromaflair para cambiar de color dependiendo de cómo incida la luz sobre la carrocería. Si bien esto de las pinturas iridiscentes no es nuevo —hace años BMW Individual ya ofrecía tonalidades de este tipo en el Serie 5 E39, por ejemplo—, Porsche va un paso más allá.

La marca de Stuttgart usa imanes para alinear las escamas metálicas después de aplicar cada una de las nueve capas de pintura que conforman esta tonalidad, a las que hay que sumar otras tres capas de barniz. De este modo, el color Python Green, que Porsche Exclusive Manufaktur mostró en el pasado AvD Oldtimer Grand Prix celebrado en Nürburgring, combina un efecto opalescente que es apreciable alrededor de los faros, los espejos retrovisores y la zaga.

A pesar de la tecnología empleada en esta pintura y su espectacular efecto final, no resulta fácil justificar su precio, pues supone un sobrecoste de más del 27% sobre el precio base del 911 Turbo S Exclusive Series (298.155 euros en España).

Y es que por el precio de esta pintura se pueden adquirir algunos 'Porsches' en nuestro país como un 718 Cayman S o 718 Boxter S bien equipados, un Macan totalmente equipado, incluso un Porsche Cayenne por unos 5.000 euros más.

El propietario de este ejemplar puede sentirse afortunado, no solo por poseer semejante máquina (con un motor biturbo de 3.8 litros y motor bóxer de 6 cilindros con una potencia de 607 CV), sino también por ser uno de los solo cinco afortunados que al año reciben este exclusivo color en su coche, aunque Porsche ofrece otros colores ‘Chromaflair’ exclusivos a sus clientes, en azul, dorado y violeta.

Volver